La herencia de tía Prudencia

La Herencia de la Tía Prudencia nos traslada a un antiguo y tenebroso palacete propiedad del Conde de La Calzada. Allí permanece el fiel mayordomo Fulgencio -quien cuidó de los últimos años de la condesa Prudencia-,  a la espera de los cuatro únicos familiares directos vivos de la Condesa, para dar lectura a la última voluntad de la difunta tía.

Estos cinco personajes verán como sus secretos salen a la luz. Lenta y metódicamente los cinco pasan de estar en una situación molesta a sentirse impotentes. A cada uno de ellos les empiezan a ocurrir cosas terribles y la sospecha pasa de uno a otro.

Noventa intensos minutos en los que una maestra psicótica, una esotérica cocodemonomaníaca, un enfermero obsesivo a la limpieza y una monja fármacodependiente arrastran al público al inquietante mundo del misterio de una forma divertida bajo la atenta mirada de un mayordomo arrogante y calculador.

¿Quién es el culpable de todo esto? Finalmente se enteran de la verdad: uno de ellos es un asesino y todo por la herencia de la tía Prudencia.

Una divertida obra de misterio donde nada es lo que parece.